Cargando Eventos

NUEVA FORMACIÓN – I EDICIÓN – INICIO EL 15 DE ABRIL 2021

La Salud es la capacidad de adaptarnos a los cambios. Esta capacidad de adaptarse a los cambios es la que evalúa la Biofotónica.

Para ello, utilizamos técnicas que desafían la habilidad de adaptación del sistema nervioso autónomo y central.

Dentro de cada uno está la sabiduría innata que sabe lo que tiene que hacer para sanar. Cuando el organismo no consigue adaptarse, se producen compensaciones para intentar sobrevivir del mejor modo posible. Con los test vamos a buscar los obstáculos o las necesidades de la persona para facilitar que se armonice a partir de sus propios recursos.

Todo lo que existe en la naturaleza es esencialmente información y energía. Por eso, en el sector de la Biofotónica, es fundamental chequear y equilibrar todos los sistemas que tienen que ver con el flujo de la energía y los circuitos que conducen la información. Esto es clave para que los test y los tratamientos sean fiables, certeros y eficaces.

La Biofotónica, por tanto, es capaz de detectar desequilibrios incipientes, ejerciendo una gran labor en el terreno de la prevención. Por ejemplo, regulando a la persona con cierta periodicidad, podemos evitar que con el tiempo desarrolle un problema de salud.

En definitiva, las técnicas que utilizamos en nuestra práctica diaria han de ser guiadas por una actitud terapéutica adecuada, fruto del respeto y el amor por nuestros semejantes. La Biofotónica, en sí misma, es una disciplina que permite tratar al individuo de una forma holística. El abordaje de la Biofotónica es tan amplio que toca  otras disciplinas, como la osteopatía, la reflexología, la medicina tradicional china, la nutrición, las técnicas emocionales, etc.

El uso de la Biofotónica abarca todas las esferas del ser por lo que cualquier alteración se abordará desde un punto de vista integral en todos sus aspectos y teniendo en cuenta sus especificidades. El enfoque del tratamiento desde diversas perspectivas es lo que hace de la Biofotónica una técnica completa en sí misma y altamente eficaz.

La Biofotónica no sólo es una herramienta en sí misma sino que sirve de herramienta complementaria para otros terapeutas. Un médico, fisioterapeuta, osteópata, naturópata, quiropráctico, etc., pueden usar esta técnica integrativa como una herramienta complementaria.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE ESTA FORMACIÓN