Infecciones por hongos ¡¡No tan cándidas!!

En nuestro cuerpo, al igual que muchas bacterias, también diversos hongos conviven en simbiosis con nuestro sistema de defensa con funciones específicas en cada caso. Entre estos hongos se incluye aquellos del género levadura como la Cándida Albicans.

La cándida la vamos a encontrar de forma habitual en boca, mucosas especialmente digestivas y urinarias, y piel. Solo cuando comienza a crecer sin control es cuando causa una infección conocida como candidiasis. De hecho, el crecimiento excesivo de cándida es una de las causas más comunes de infección por hongos en humanos que puede afectar a hombres, mujeres e incluso niños, aunque predominantemente más en mujeres.

Las señales de advertencia para tener en cuenta, si cree que podría delatar una infección por cándida serían: agotamiento, antojos de dulces, mal aliento, niebla cerebral, desequilibrio hormonal, dolor en las articulaciones, sinusitis crónica y problemas de alergia y problemas digestivos.

Lo habitual es que las bacterias saludables (microbiota) en el cuerpo mantengan los niveles de cándida bajo control, pero si se alteran los niveles saludables de bacterias o se compromete el sistema inmunitario, las cándidas puede comenzar a crecer en exceso. La toma de antibióticos, una dieta alta en azúcar y la toma de anticonceptivos orales, entre otras cosas, puede conducir al crecimiento excesivo
de cándidas. Cuando las cándidas comienza a producir en exceso, puede conducir a varios problemas de salud, como:

Aftas: común en los recién nacidos y en los ancianos, una infección por cándida. Además, las personas con mala higiene bucal o dentadura postiza también tienen un mayor riesgo de desarrollar esta infección.

Fatiga: uno de los síntomas más comunes asociados con cándida también es cansancio excesivo sin causa aparente. Las infecciones por cándida suelen ir acompañadas de deficiencias nutricionales, como la vitamina B6, los ácidos grasos esenciales y el magnesio. Igualmente, las infecciones por cándida se producen principalmente cuando el sistema inmunológico se ha debilitado.

Infección por levaduras: otro lugar común en el que se encuentra cándida es en el tracto vaginal de la mayoría de las mujeres. Un crecimiento excesivo puede provocar candidiasis vaginal. Se estima que el 75% de todas las mujeres contraerán al menos una infección por
cándidas en su vida, y la mitad de ellas tendrán recurrencias.

Una dieta alta en azúcar, el uso de píldoras anticonceptivas orales y el uso frecuente de antibióticos, entre otros factores, pueden contribuir a las infecciones por cándida. Aquí es cómo:

Alimentación desequilibrada: Los alimentos más acidificantes como el azúcar, las harinas refinadas, alimentos procesados, levaduras, almidones y procedimientos de preparación como los fritos, contribuyen a alterar el pH adecuado a cada tramo del sistema digestivo y urinario, alterando la presencia de bacterias y favoreciendo el sobrecrecimiento de levaduras.

Antibióticos: El problema con el que nos encontramos con los antibióticos y con su uso excesivo es que no solo matan las bacterias malas, sino que también matan a las bacterias buenas. Las bacterias buenas de su cuerpo son responsables de la digestión y de mantener la cándida bajo control. Un tratamiento prolongado con antibióticos puede hacer que el cuerpo sea un caldo de cultivo para las cándidas.

Anticonceptivos: No causan directamente infecciones por hongos ni sobrecrecimiento de cándidas, pero si una mujer tiene una dieta alta en azúcar refinada y está tomando antibióticos al mismo tiempo, esta asociación junto con los anticonceptivos puede afectar negativamente su sistema inmunológico y provocar infecciones.

Diabetes: Los niveles de azúcar en la boca y mucosas son tradicionalmente más altos que en un individuo sin diabetes. Dado que cándida es un tipo de levadura y está necesita el azúcar como alimento, se entiende que las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infección.

El Ajo Negro fermentado tiene un papel destacado en Para la resolución de candidiasis, existen diferentes estudios que demuestran que la acción fungicida de los organoazufrados son capaces de activar enzimas antioxidantes como superóxido dismutasa (SOD), catalasas y glutatión peroxidasas que inhibirán y resolverán el crecimiento y deslocalización de cándidas. Así mismo, el factor Nrf2 que regula la producción de genes antioxidantes y citoprotectores va a tener especial interés en la eliminación de las cándidas en exceso.

Uno de los productos naturales que contiene una alta concentración de organoazufrados es el ajo negro fermentado que además contribuye a una acción prebiótica, favoreciendo el crecimiento de bacterias que se han visto afectadas en número y disposición por las circunstancias anteriormente expuestas.

Existen varios preparados en el mercado de ajo negro fermentado pero no todos tienen la misma calidad y contentración, debido al proceso de elaboración. Es muy importante seguir los procesos de tiempo, humedad y temperatura suficientes para favorecer esta acción fungicida y de reparación.

Hoy, nuestra recomendación como ayuda a la solución de este problema, es el mayor consumo de líquidos (agua o caldo) junto con la toma de extracto de ajo negro fermentado. Nuestra experiencia clínica nos permite recomendar la gama ALLIUM NOIR que junto con otros tratamientos de naturopatía (cambios de hábitos de vida, alimentación, etc) nos da excelentes resultados.

 

Unidad de Naturopatía de la Clínica Thuban.

Escuela Superior de Naturopatía de Grupo Thuban.